Estimado Lector, en esta ocasión me permito compartirte una gran preocupación que sin duda ya habrás reflexionado al respecto.

Seguramente habrás ya visto dos documentales, que, en caso de no, te invito a verlos con una sola finalidad: la de reflexionar y dar el enfoque que así mejor consideres pertinente para ti, tu esposa, hijas (en caso de tener); me refiero al documental: “El Padre Homicida” y “El Dilema de las redes sociales”, ambos en la plataforma de Netflix. En ambos documentales encontramos una semejanza: “LA TECNOLOGÍA Y LAS REDES SOCIALES”.

Me permitiré de manera general abordar cada uno de los documentales y compartir mis comentarios:

En el caso de “El Padre Homicida”, en donde la protagonista es una mujer que conoce a un varón mediante las REDES SOCIALES, con quien contrajo matrimonio, procreó dos hijas y finalmente éste las asesina tanto a su esposa como a las dos hijas.

Por un lado gracias a las redes sociales podemos conocer casos como el sucedido a Shanann Watts y a sus hijas, pero por el otro una situación que verdaderamente debe crear consciencia a quienes somos padres de familia, pues el asedio de buscadores de mujeres (chicas y grandes) están a todas horas., y aquí es donde realizaré un espacio para detenerme, pues hoy en día bajo las circunstancias de salud que nos encontramos inmersos a nivel mundial, poco a poco se han restablecido los trabajos y de igual manera los padres de familia han tenido que regresar de manera paulatina a sus fuentes de empleo, sin embargo las autoridades de educación pública por lo menos en México, han indicado que no hay regreso presencial a las aulas hasta en tanto el semáforo epidemiológico se encuentre en color verde según la entidad, lo que conlleva que muchos niños, niñas y adolescentes tengan que quedar solos en casa, con la tecnología en mano, y es aquí donde principalmente radica el problema, ya que nuestros hijos con consentimiento de los padres muchos de ellos cuentan ya con redes sociales, y la desconexión (por el trabajo) para con nuestros hijos puede ser un acto fatídico pues en esos lapsos de tiempo, es donde pueden presentarse sujetos que están buscando “víctimas” en la red para engañarlas, hacerse sus “amigos”, posteriormente lograr objetivos que pueden desencadenar en tragedias como la que se observa mediante el documental citado con antelación.

Ahora bien, importante de igual manera resulta hablemos de “El Dilema de las redes sociales”, un documental “será verdad, o será mentira”, que nos debe llevar a preguntarnos qué estoy haciendo, y qué están haciendo nuestros hijos con las redes y de qué manera están teniendo influencia positiva o negativa sobre nosotros y partiendo de las respuestas, podamos tomar cartas en el asunto.

Hoy en día, la manipulación sobre nuestros hijos mediante los algoritmos en la red, puede desatar problemas graves como el suicidio, problemas psicológicos, trastornos de alimentación y peor aún en temas de prostitución y/o trata de personas, lo que obligadamente nos lleva a preguntarnos: ¿Qué reglas debo seguir para evitar que mis hijos se vean involucrados en situaciones como las señaladas con antelación? ¿Qué reglas o protocolos debo seguir para evitar que mi hijo (a) se convierta en una víctima de hombres o mujeres que buscan hacer daño?..

No considero que es un tema para ser radical en apelar a la desaparición de las redes sociales, ni siquiera considero un futuro posible sin su existencia, pero SÍ considero que hay materia para regularizar por el bien de la humanidad y creo firmemente en el manejo redes sociales con CONSCIENCIA: “En Redes Sociales, si algo no te cuesta, si es gratuito, es porque TÚ eres el producto a vender”, como Padres de familia somos responsables de nuestros hijos, sin nosotros ellos no tienen o se les dificulta el acceso a la tecnología, lo que en su vida y sus redes sociales suceda, es consecuencia de las decisiones que como adultos tomamos para ellos.

De ahí que exhorto a los legisladores para que hoy por hoy que se ha presentado una propuesta para regular las mismas “redes sociales”, se le dé un sentido que verdaderamente venga a sumar en beneficio de los derechos humanos (fundamentales y digitales), y que su sentido no sea regular intereses propios, sino intereses colectivos como son los propios menores de edad que están utilizando las redes sociales solos en sus casas sin el acompañamiento constante de sus padres.

Excelente semana y te invito a estar atento a mi próximo artículo. Mtro. Eleazar Peinado Velarde- Miembro Activo DIRCAP.